PRIMEROS PASOS

Después de mucho meditarlo, me he decidido a crear este blog para, a través de este medio, poder plasmar mis impresiones sobre algunos aspectos o hacer comentarios de quellas cosas que nos rodean. Aquello que atrae nuestra atención y nos hace pensar.

Os contaré... Un abrazo

26 de abril de 2016

OKINAWA

IMAGEN DE INTERNET
No estaría mal poder alcanzar la juventud eterna y  tener una esperanza de vida de largos años. Claro está, siempre que nos encontremos en plena forma.


Los habitantes de la isla  japonesa de OKINAWA están considerados como los más ancianos del mundo. Según parece, incluso perteneciendo ya a la tercera edad, se siguen manteniendo delgados y ágiles. Dicha isla tiene los índices más bajos de enfermedades graves y no hay ningún suicidio. Disfrutan de una buena salud mental y la mayoría supera los 105 años.


Ello es debido a su forma de vida ya que su dieta alimenticia es  muy sana. Consiste en vegetales, pescados, cereales, té verde ...  No toman  azúcar ni carnes rojas y apenas consumen alcohol. Realizan  grandes caminatas y su medio de transporte es  la bicicleta.


Su vida social  es intensa pero nunca se agobian lo que, lógicamente, les ayuda mucho a ganar salud.
Si, además , les acompaña un bello paisaje,  puede que la vida allí tenga bastante atractivo.


Al menos, con tranquilidad...





1 de abril de 2016

VEINTE AÑOS...

 
 
A veces me dicen que siempre pongo de ejemplo a mi padre. 
 


Creo que para cada uno de nosotros, nuestros padres son los mejores.


El mío ha dejado en mi corazón un recuerdo imborrable. ¿Cómo olvidar su ternura?.




Su trabajo requería viajar y eso era un tormento para mí pues, al llegar la despedida, no me cansaba de llorar. Su regreso a casa me llenaba de felicidad.. Me volvía loca de alegría y corría a sus brazos como si hubiesen transcurrido meses desde su ausencia. 
 

Se quedó huérfano de madre cuando tenía catorce años. Fue un 31 de Diciembre y siempre que llegaba esa fecha no podía evitar emocionarse. El recuerdo de esa persona tan querida, siempre estuvo dentro de su corazón a pesar de los años.


Nos divertíamos cantando a dúo o jugando al parchís. Se las ingeniaba para dejarme a mí vencedora porque eso de perder yo lo llevaba muy mal.



De niña, me encantaba salir a pasear con él. Y, ya de mayor, me gustaba conversar y escuchar aquellas historias tan interesantes que me contaba. Ahora valoro más que nunca sus sensatos consejos.



Cuando vino la enfermedad y supe que, desgracidamente, no había solución, me pasé mucho tiempo llorando a escondidas para que él no sospechase nada de su gravedad.


En su última Navidad, en la noche del 31 de Diciembre, rompió a llorar como si presintiese que ya nunca más volveríamos a estar todos reunidos. 
 

Un 3 de Abril de hace ya veinte años sus ojos azules se cerraron para siempre. Pero permanecerá a mi lado  durante todos los días de mi vida.


Me parece que fue ayer....

 
"Apenas desamarrada
la pobre barca, viajero,
del árbol de la ribera,
se canta: no somos nada.
Donde acaba el pobre río
la inmensa mar nos espera."


Antonio Machado